81. ¿Deberíamos cobrar por los presupuestos?

Si en el capítulo 66 hablábamos sobre si debemos cobrar por las reuniones que mantenemos con clientes, en esta ocasión quiero hablar sobre otro concepto que podría cobrarse, pero que no siempre se hace: los presupuestos.

Te adelanto que yo no lo hago, aunque dependiendo del cliente y del tipo de proyecto, podríamos tenerlo contemplado en la totalidad del proyecto, como un concepto más, aunque sin especificarlo.

¿Y ya va a estar dispuesto a pagar por un presupuesto, alguien que ni tan siquiera lo acepta? Es difícil saberlo y complicado que así sea, sobre todo en casos que nos descarten por precio. Además, hay que ser honestos y transmitirlo antes de redactarlo, con el riesgo de que nos descarten antes incluso de mandarlo.

En el capítulo te cuento cómo lo hago yo, mis dudas y mi certeza absoluta de que nunca se lo haría a un cliente habitual, que me da proyectos varias veces al año.

Cualquier duda, comentario o sugerencia, puedes hacérmelos llegar por Twitter o vía el formulario de contacto de mi página web. Estaré encantado de leer tus opiniones y forma de hacer.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir arriba