76. No pongas todos los huevos en la misma cesta

Cuando se tiene un negocio propio, sobre todo cuando empezamos, parece que una de las grandes metas es tener un único cliente que ocupe todas nuestras horas de trabajo y cubra el total de nuestra facturación.

En realidad, nos evitamos labor comercial, reuniones de primera toma de contacto, conocer la forma de trabajar del otro…Por tanto, ¿son todo ventajas? Desde luego que no.

“Poner todos los huevos en la misma cesta”, o lo que es lo mismo, hacer que todo nuestro negocio dependa de uno o dos clientes es un grave riesgo que no deberías correr.

Lo que debes hacer, es buscar 4, 5, 6…o 10 clientes, los que sean, un número que sean llevadero de gestionar, los cuales te supongan unos ingresos medianamente recurrentes. De esta forma podrás estar tranquilo en cuanto a ingresos se refiere, pero si un cliente deja de confiar en ti, prescinde de tus servicios o tiene que cerrar su negocio, no estará poniendo en peligro la viabilidad de tu proyecto.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir arriba