68. ¿Por qué no acaba de despegar el teletrabajo?

Llevamos ya unos cuantos años hablando de las bondades del teletrabajo, pero la realidad es que su presencia en la mayoría de las empresas es testimonial o directamente, inexistente.

En el capítulo de hoy expongo varios datos que hablan de números relativos al teletrabajo en varios años y países, para después pasar a analizar las ventajasasociadas a este tipo de trabajo, independientemente de que se practique de forma total o parcial.

Incrementos de productividad y satisfacción de los empleados o reducción de costes para las empresas, son solo algunas de ellas, que aún así tienen que pelear con modelos anclados en el pasado, que no confían en los trabajadores ni en nada que no sea tenerles controlados las 8 horas que dure su jornada, independientemente de que tengan algo que hacer o no. ¿Trabajo por objetivos? Ni está, ni se le espera.

Por último, doy mi opinión personal, basada en mi experiencia trabajando desde casa los últimos 7 años. Desde casa, una biblioteca, una cafetería, un hospital, un avión o la piscina del hotel de vacaciones. El lugar y el entorno son lo de menos. Lo importante es contar con unos objetivos claros, un equipo acorde a las tareas a realizar, una buena conexión a Internet y unos protocolos de seguridad y comunicación con otros miembros de la organización.

Esperemos que en pocos años, el teletrabajo no este restringido a unos pocos elegidos y se extienda a otros sectores que no sean en el de los freelances y las TICs.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir arriba