66. ¿Deberíamos cobrar por las reuniones?

En este nuevo lunes de emprendimiento en “Si dudas, hazlo”, quiero hacer una reflexión en voz alta sobre un tema al que llevo tiempo dándole vueltas: las reuniones

No desde un punto de vista de la productividad, sobre lo que hablaremos más adelante, sino de si es algo que deberíamos facturar a nuestros clientes o no.

Te adelanto que, además de varias reflexiones, estoy cada vez más convencido de que sí, que hay muchas ocasiones en las que deberíamos cobrarlas, ya que no dejan de ser trabajo que realizamos, tiempo que dejamos de dedicar a otros proyectos o a nuestra vida personal.

Lo que no tengo tan claro es que mis clientes fueran a entenderlo, así que en esas ando…

¿Y tú? ¿Cobras por tus reuniones? ¿No lo ves necesario? ¿Cómo crees que lo afrontarían tus clientes?

Este es uno de esos capítulos en los que agradecería infinito tu feedback. Recuerda que puedes hacérmelo llegar vía Twitter o mediante el formulario de contacto de mi página web.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir arriba